Flipped classroom: ¿qué es y cuáles son sus ventajas?

16 abril 2021 Noticias

Conoce en qué consiste el método del aula invertida y qué ventajas tiene para estudiantes y profesores. ¡Ponte el día en tendencias educativas!  

Seguir las pautas marcadas desde los Ministerios de Salud y de Educación, además de las de los diferentes centros educativos, cumplir con las expectativas de familias y/o tutores legales, mantener el interés de los estudiantes, adquirir competencias digitales en un tiempo récord… Estos son algunos retos a los que se ha tenido que enfrentar el docente del siglo XXI, quien tuvo que adaptar sus clases convencionales en el aula a formato online debido a la pandemia de la COVID-19.

Por suerte, esta circunstancia excepcional ha favorecido que se produjera un cambio en la forma de impartir clases cuando la vuelta a las aulas ha sido posible. El modelo tradicional ha dado paso a otro más innovador: la flipped classroom o aula invertida.   

Aula invertida: definición

La flipped classroom o aula invertida es una metodología de enseñanza-aprendizaje en la que, por un lado, los alumnos preparan las lecciones y adquieren los conocimientos teóricos en casa, y por el otro lado, comparten la información con el profesor y el resto de sus compañeros en el aula, al mismo tiempo que el docente atiende y resuelve las dudas que tiene la clase y consolida el aprendizaje con información complementaria y actividades prácticas.

Para que la técnica de aula invertida sea efectiva, hay 2 factores que son clave: el profesor pasa a ejercer el rol de guía en vez de ser un mero expositor de contenidos y el uso de las nuevas tecnologías.   

¿En qué consiste el aula invertida?

Estas son las principales características de la flipped classroom:

LO QUE HACE EL ALUMNO EN CASA LO QUE HACE EL ALUMNO EN CLASE
  • Visualizar los materiales didácticos (vídeos, infografías, lecturas, etc.) elaborados y facilitados previamente por el docente. 
  • Tomar apuntes. 
  • Realizar actividades o pruebas de evaluación breves en plataformas online.
  • Plantear sus dudas 
  • Hacer los deberes 
  • Participar en metodologías activas como, por ejemplo, aprendizaje colaborativo, gamificación o trabajos por proyectos, entre otras. 
  • Afianzar los conceptos.

Aula invertida: beneficios

  • Mayor protagonismo y participación de los estudiantes en su proceso de aprendizaje.
  • Fomento de la autonomía del alumno, puesto que las tareas de planificar su tiempo de estudio y organizarse las tareas recaen sobre él. Ahora bien, este contará en todo momento con el apoyo del profesor. 
  • Posibilidad de alcanzar una comprensión perfecta gracias a que los escolares pueden visualizar el contenido todas las veces que necesiten y consultarlo de nuevo siempre que quieran o tengan dudas. 
  • Desarrollo de competencias digitales a partir del uso frecuente de las nuevas tecnologías. 
  • Más tiempo en el aula para resolver cualquier cuestión y consolidar los conocimientos, ya que el estudiante viene de casa con, al menos, la base teórica aprendida. 
  • Integración en el aula. Esta metodología está basada, principalmente, en actividades de aprendizaje cooperativo, todos enseñan/aprenden/ayudan a todos. 
  • Atención a la diversidad. El profesor conoce la situación global de la clase gracias a las actividades que se realizan conjuntamente en el aula, pero también la individual de cada alumno por las actividades que este hace online en casa y le envía. Esto le ayudará a saber el grado de asimilación de los conceptos y, por tanto, hacer las adaptaciones curriculares pertinentes. 
  • Aprender haciendo: los conocimientos que se adquieren no son conceptos únicamente, sino que también tienen una aplicación y utilidad en la vida cotidiana.  
X