La importancia de la Resolución de conflictos en el aula

14 septiembre 2020 Noticias

Una de las situaciones habituales que se producen en el día a día en las aulas son los conflictos o discusiones entre los propios alumnos o con los profesores. 

Estos conflictos tienen lugar cuando dos o mas personas (alumnos, maestros, o ambos) tienen un desencuentro, opiniones distintas o se produce un conflicto de intereses en una determinada situación. 

La falta de autocontrol, impulsividad falta de desarrollo emocional de los alumnos puede propiciar que estos conflictos dificulten el desarrollo de las clases y el normal ejercicio de la docencia. 

A pesar de ello, si estos conflictos se gestionan con unas herramientas y procedimientos adecuados, pueden terminar resultado beneficiosos para el futuro, evitando que se repitan problemas y patrones problemáticos del pasado.  

 

Dinámicas para resolver conflictos para niños 

Dado que los seres humanos no somos capaces de gestionar nuestras emociones desde el momento en el que nacemos, es necesario un proceso para aprender a detectar, canalizar y gestionar nuestras emociones. 

A la hora de llevar a cabo este proceso, una de las formas mas amenas y efectivas para conseguir inculcar a los más pequeños estos conocimientos es mediante dinámicas. 

Estas dinámicas consisten en situaciones simuladas en las cuales se plantea un conflicto o problema y que tienen como objetivo que los alumnos analicen la situación y sepan como resolverla para luego poder poner en práctica los conocimientos en su día a día. 

Entre los ejemplos utilizados, se pueden destacar; 

  • Intercambio de roles

El docente planteará una situación (bien sea real o imaginaria) en la cual exista un conflicto entre varios personajes. Las características, sentimientos y opiniones de cada personaje serán definidos por el profesor. Entre los participantes, se pedirá a varios voluntarios que seleccionen a un personaje para interpretar. Posteriormente, entre estos voluntarios, se les pedirá a unos cuantos que cambien su rol para interpretar la situación. 

Los alumnos que no han interpretado ningún papel y han tenido un rol de espectador, tendrán que analizar que compañeros han mantenido el papel inicial y cuales han cambiado su rol, tratando de llegar a una conclusión común entre todos. 

El objetivo principal de esta actividad es el desarrollo de la habilidad empática de los alumnos. 

 

  • Sí y No 

Está actividad, que cuenta con un mecanismo muy sencillo, pone en cuestión un problema muy complejo: acercar y reflexionar sobre opiniones diametralmente opuestas. Para realizar esta dinámica, el profesor lanzará una pregunta a sus alumnos, que tendrán que responder con un “sí o “noUna vez los alumnos hayan seleccionado su “bando”, deberán de exponer el por qué de su decisión, para luego enfrentar esa opinión al grupo contrario. 

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la sociedad en general es el extremismo en las opiniones; el blanco y negro. Con esta actividad, se buscan puntos de encuentro entre opiniones distintas y flexibilidad a la hora de razonar y tomar decisiones. 

 

  • El juego de las sillas cooperativas 

Esta es una variante del clásico juego de las sillas. En esta versión, se ha de colocar un círculo de sillas en el aula o superficie donde se realice la actividad.  

Como en la versión clásica, tiene que haber música de fondo, y en el momento que se pare, se ha de quitar una silla. Al realizar más de una ronda, llega un momento en el que el número de sillas es inferior al de los participantes y no todos pueden estar encima de una silla. 

Al tener que permanecer todos de encima de las sillas y no tener una para cada uno, los alumnos deben cooperar y ponerse de acuerdo entre ellos para poder conseguir el objetivo. 

Con esta dinámica, lo que se trata es de buscar la cooperación entre los participantes, tratando de desterrar comportamientos egoístas y fomentando la pertenencia al grupo. 

 

  • La técnica del globo 

Esta actividad busca enseñar a los alumnos cómo calmarse y gestionar el estrés ante una situación de conflicto. En situaciones problemáticaslas personas tenemos no solo una reacción mental y emocional, sino también física. 

El proceso de la actividad es el siguiente: el profesor ha de indicar a los alumnos que realicen una inspiración profunda, como si estuviesen hinchando un globo. Conforme vayan realizando la inspiración, han de ir subiendo los brazos. Una vez hayan llegado al límite, han de ir expirando y bajando los brazos al mismo tiempo. 

Tras haber realizado este ejercicio relajante varias veces, se ha de preguntar a los alumnos si creen que podrían realizar este mismo procedimiento en momentos de tensión o conflicto emocional. 

 

Consejos y técnicas de resolución de conflictos 

Además de las actividades citadas, hay una serie de pautas y comportamientos que los docentes tienen que promover para una correcta gestión de los problemas en el aula. 

  • Hacer ver a los alumnos que sus palabras y actos tienen consecuencias, y que han de asumir las consecuencias y ser responsables de ello. 
  • Tratar de generar sentimiento de empatia entre los alumnos, con el fin de poder ayudar a cohesionar el grupo y mejorar la convivencia entre todos. 
  • Utilizar la filosofía del ganar – ganar a la hora de abordar las discusiones y conflictos, con el fin de evitar resentimiento, envidia y generar una sensación de concordia de satisfacción común. 
  • Desarrollar la escucha activa para comprender todos los puntos de vista y, con ello, llegar a la mejor solución posible. 
  • Aprender a gestionar sentimientos primarios que requieren de un gran autocontrol como son la ira o la tristeza. 

Por último, queremos recordarte que, si te has marcado como meta especializarte o, sencillamente, deseas aumentar tus conocimientos en el área de la inteligencia emocional y la resolución de conflictos, contamos entre nuestro catálogo con dos cursos de formación específica; 

Curso en Resolución de Conflictos Online 

Curso en Inteligencia Emocional 

X