Robótica educativa: una herramienta del siglo XXI

13 octubre 2020 Noticias

Cuando pensamos en el concepto de robótica, suelen venirnos a la mente complejos aparatos electrónicos en entornos industriales o maquinas con forma humana propias de películas futuristas.

Sin embargo, la robótica es una disciplina mucho más compleja que eso. Está rama de la ingeniería mecánica tiene como objeto el diseño, creación y manufactura de robots.

A su vez, la robótica tiene varias subdisciplinas, y una de ellas es la robótica educativa.

La creación de esta disciplina está estrechamente ligada a las dos últimas generaciones de la sociedad, las cuales han crecido de la mano de la tecnología y sus avances, siendo ya la generación Z considerada como nativa digital.

Para poder no solo contar con las competencias digitales docentes necesarias en la educación actual, sino para ofrecer a los alumnos unos conocimientos acorde a lo requerido tanto por la sociedad como por el mercado laboral, es ya más una necesidad que una opción el incluir este tipo de metodologías en los programas educativos.

 

Objetivos de la robótica educativa

Como toda disciplina, la finalidad no es “innovar por innovar” o implementar esta metodología educativa simplemente porque otros lo están realizando.

Los objetivos a conseguir cuando se pone en marcha la formación de robótica educativa son;

  • Fomentar la participación y proactividad de los alumnos
  • Preparación para los retos del mañana
  • Potenciar la cooperación y colaboración grupal
  • Estimular su afán de aprendizaje
  • Descubrir posibles talentos ocultos o no desarrollados
  • Involucrar a los alumnos en su educación
  • Dinamizar el proceso educativo

¿Qué ventajas aporta?

Una vez vistos los objetivos que persigue, lo siguiente por definir es el conocimiento, conceptos y aprendizaje obtenido al utilizar esta disciplina en el aula.

Entre los beneficios que podrán obtener los alumnos, podemos encontrar los siguientes;

  • Interés por el mundo tecnológico y científico: lo primero que conseguirán los alumnos cuando empiecen a trabajar será aumentar su curiosidad y ganas de aumentar sus conocimientos sobre un área que a generaciones anteriores menos familiarizadas con la tecnología y la ciencia puedan resultarles menos atrayentes.
  • Pensamiento lateral: el uso de la creatividad y la toma de decisiones que va más allá de los cánones establecidos, es inherente al desarrollo de la sociedad. Por ello, metodologías que rompen con la enseñanza tradicional, sin perder calidad en el proceso, son fundamentales para el desarrollo de las capacidades y decisiones creativas de los alumnos.
  • Razonamiento lógico: si bien la creatividad es un elemento fundamental, también lo es el pensamiento lógico, metódico y racional que aporta, por ejemplo, la realización de un proyecto desde el inicio hasta el final.
  • Son parte activa en su aprendizaje: En esta metodología, el profesor no se limita a contarle la lección al alumno y este simplemente tiene que memorizarla. Aquí, el alumno es protagonista y participe desde el primer minuto de su aprendizaje, siendo guiado en todo momento por el docente, pero teniendo un rol mucho más activo que en metodologías tradicionales.
  • Aprendizaje basado en problemas: una de las variantes de la innovación educativa es el ABP. Esta mecánica es utilizada en la robótica en educación: a lo largo de todo el proceso, el alumno vera situaciones o problemas que deberá solventar, obteniendo una valiosa experiencia y conocimiento para el futuro de una manera totalmente practica y vivida en primera persona.
  • Adquisición de competencias del siglo XXI: en los últimos 30 años, se ha vivido un boom tecnológico sin precedentes. Por ello, la educación pilar fundamental de la sociedad, ha de formar a las futuras generaciones desde las primeras etapas en aquellas áreas, tecnologías y necesidades más demandadas.
X